Campamento en Uspallata

Uspallata, en la provincia de Mendoza fue el destino de nuestro campamento de verano 2006.

Fue el primer campamento de verano de Ramiro Dagavarian como Jefe de Grupo y también fue el primer campamento largo para varios de los chicos, pero lo más destacable de este campamento fue que comenzamos a celebrar los 20 años de nuestro Grupo que se cumplirán el 26 de mayo de 2006.

A pesar de las constantes lluvias y granizos y de los fuertes rayos del sol, pasamos unos días maravillosos en la Estancia San Alberto, rodeados de montañas y arroyos. Hicimos muchas actividades como grupo llevando adelante el lema de este campamento "20 años viviendo la aventura scout". Disfrutamos de las maravillas de nuestro país, de las montañas que dieron paso a las tropas del Gral. San Martín y del Gral. Las Heras; admiramos al imponente Aconcagua, el centinela de piedra; descubrimos la historia del Puente del Inca y compartimos muchas actividades que hacen a la vida y al espíritu scout: cocina, fogones, canciones, nudos, aventura, solidaridad, amistad, hermandad.

Además de los 37 integrantes del grupo, entre chicos y dirigentes, nos acompañaron dos mamás: Fanny, que tuvo su primera experiencia de este tipo, y Cristina, que ya está acostumbrada a cocinarnos y cuidarnos desde hace varios años. Fue un placer haber compartido el campamento con ellas.

Llegamos el 19 de enero y nos quedamos 10 días en la Estancia San Alberto. La lluvia diaria trató de aguar nuestras actividades, pero no lo logró. Este es el detalle de las actividades que realizamos.

Manada: 7 a 11 años

Los chicos de la Manada, junto a Akela y Baloo, sus dirigentes, se divirtieron mucho. Exploraron, durante el campamento, varias especialidades: pintor, deportista, cocinero, y de la mano de juegos y actividades, Ari, Maia, Johanna, Dafne, Emanuel y Matías aprendieron muchas cosas: hicieron remeras, recorrieron el lugar, se bañaron en el dique y descubrieron con alegría, en una velada especial, el nuevo Tótem de la Manada.

También participaron de la salida general en la que visitaron el Escuadrón Nº 27 de Gendarmería Nacional en Punta de Vacas, donde junto con la Unidad Scout, recorrieron el lugar hasta la naciente del Río Mendoza, en la unión de los ríos Cuevas y Tupungato, y aprendieron las funciones de Gendarmería y, especialmente, del Grupo de Rescate de Alta Montaña. Después tuvieron la experiencia de escalar la palestra de más de 6 metros de altura con la ayuda de los gendarmes. Camino a Gendarmería, pasaron por el puente de Picheuta construido en el siglo XIX por indicación de Ambrossio O´Higgins, quien ayudó a San Martín en la Campaña Libertadora contra España. El Puente de Picheuta es un puente colonial de piedra que atraviesa el Río del mismo nombre, con sus aguas heladas y cristalinas. Toda esta zona, además, está estrechamente vinculada con las Rutas Sanmartinianas, efectuadas para liberar a los países sudamericanos en el siglo XIX de la corona española.

Después la Manada y la Unidad Scout visitaron el Monumento Natural Puente del Inca, pudiendo deslumbrarse ante la historia de ese antiguo lugar.

La Manada realizó también una salida de supervivencia en la que los acompañó Daniela de la rama Rover. Finalmente, los lobatos ejemplares del campamento fueron Maia y Emanuel.

Unidad Scout: 11 a 14 años

En la Unidad, el énfasis del campamento estuvo en la relación con la Naturaleza. Para la mayoría de los chicos este fue el primer campamento de verano y sus dirigentes (Robik y Cynthia) están muy conformes con su desempeño. Las patrullas fueron la Tiburón: Santiago, Razmig y Ari; la Colibrí, Chechu, Caro, Fedra y Merlina y la Cardenal, Aldana, Vicky, Anna y Tamara quienes junto a Mailén, la guía primera, exploraron el nuevo territorio, levantaron sus carpas y mantuvieron sus rincones, realizaron un campamento volante (con evacuación por inundación) a 5 km. del campamento, cocinaron, hicieron fuegos y construcciones y aprendieron diferentes nudos y técnicas de campismo, además de participar de la mencionada salida a Picheuta, Gendarmería Nacional y Puente del Inca.

Con respecto a las progresiones personales, Mailén fue nombrada Guía Primera (ayudante de los dirigentes y delegada de sus compañeros), Chechu fue la Scout del año, Colibrí, la patrulla del campamento y Tamara la scout del campamento. Además Razmig, Chechu, Caro, Merlina, Fedra, Anna y Ari realizaron su Fuego de la Ley, lo que significa que pronto darán su promesa como scouts.

Comunidad de Caminantes: 14 a 18 años

Acompañados por Andrés, Ernesto y Ximena, los dirigentes, los Caminantes recorrieron la zona de Uspallata y alrededores. En primer lugar, realizaron un campamento volante a 4 km. del campamento. Después fueron con el grupo hasta Gendarmería Nacional, donde participaron de una charla sobre los rescates en alta montaña y el conocieron el equipo necesario para realizarlos y de ahí fueron hasta Laguna de los Horcones, al pie del Aconcagua, en el Parque Provincial del mismo nombre, desde donde caminaron 15 km. hasta Las Cuevas para, a la mañana siguiente, ascender al Cristo Redentor, en el límite con Chile, a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar y regresar al campamento. Andrea y Romina realizaron su raid de 24 hs. caminando 30 km. entre ida y vuelta al pueblo de Uspallata y completaron su etapa de búsqueda.

Para desarrollar roles de liderazgo, los chicos de la Comunidad tuvieron su "Día del líder" donde tomaron las riendas de las actividades de las ramas menores. Así fue que Romina, Vicky, Andrea y Agustín se divirtieron en el dique con la Manada y enseñaron a los más chicos a preparar pizzetas y gurabié. Por su lado, Tomas, Juan Pablo, Ezequiel y Claudio estuvieron con la Unidad Scout realizando juegos en el barro y después fueron al dique a lavarse, la actividad terminó con un partido de voley.

Los Caminantes y los Rovers realizaron un servicio comunitario en la Capilla de Uspallata. Finalmente, uno de los últimos días, toda la Comunidad de Caminantes realizó una cabalgata en la estancia Tambillos.

Comunidad Rover: 18 a 21 años

La sección tuvo una actividad muy interesante. Daniela, Cecilia y Maxi, su dirigente, siguiendo el legado del Gral. San Martín realizaron una salida de 2 días a Las Cuevas y ascendieron al Cristo Redentor.

Luego Cecilia tuvo que regresar a Buenos Aires y Maxi y Daniela llevaron adelante la tarea de enseñar al Grupo los 20 años de historia por medio de carteleras con los sucesos más importantes de la vida del Grupo Scout. Otra de sus tareas fue armar una cartelera con frases célebres relacionadas con la gesta sanmartiniana, destacándose entre ellas la siguiente: "Los pueblos que olvidan sus tradiciones, pierden la conciencia de sus destinos y aquellos que se apoyan sobre tumbas gloriosas, son los que mejor preparan el porvenir», de Nicolás Avellaneda. Toda esa información, más lo que contaron los dirigentes en el Fogón de los 20 años se utilizó durante el Gran Juego, organizado por la Comunidad Rover.

La Comunidad participó, junto con el resto del grupo, de la visita al escuadrón de Gendarmería Nacional y a Puente del Inca, pasando en el camino por el mirador del Cerro Aconcagua. Daniela realizó su Momento de Reflexión, que marca la finalización de la Etapa de Encuentro y el inicio de su última etapa en la rama Rover que es la de Proyección. Finalmente, Maxi y Daniela fueron los guardianes de leyenda del fogón de la última noche.

Además de las actividades de las ramas, se realizaron algunas grupales. Entre ellas se destacan el fogón de los 20 años en el que se hizo un repaso de la historia del grupo; el fogón del final del campamento; el Gran juego; la salida a Picheuta y Punta de Vacas y dos actividades de reflexión: una acerca de la familia y el uso del tiempo y la otra sobre la buena acción encarnada en la figura del scout Armén Bezazian.

Las historias y anécdotas de este campamento están grabadas en el libro de la historia que se comenzó a escribir hace casi 20 años.

Cynthia Denise