Campamento de invierno

A pesar del frío, teníamos ganas de irnos de campamento.
Preparamos todo el equipo, pusimos mucho abrigo en las mochilas y bolsos y el sábado temprano partimos rumbo al campo "San Miguel" en la localidad de General Rodriguez.
El lugar nos encantó desde el primer momento, mucho campo, un lindo quincho con mesas, parrillas y baños y un lugar muy grande con cocina y comedor. Nada más nos hacía falta.
La semana anterior habíamos hecho la actividad del día del niño y por suerte muchos chicos nuevos se sumaron a nuestra propuesta y a nuestra Manada. Y estuvieron ahí ansiosos por saber qué iba a pasar. Jugaron, se divirtieron, aprendieron y se hicieron más amigos del resto del Grupo. Además empezaron a conocer a Ernesto, su nuevo dirigente.
Para la Unidad Scout, el objetivo fue rememorar el campamento que 100 años atrás había vivido Baden Powell en la isla de Brownsea y tanto le gustó la idea a los dirigentes, que formaron su patrulla y compitieron a la par de los chicos.
Los Caminantes eran pocos y pusieron manos a la obra para colaborar con el campamento.
Y los rovers tuvieron una actividad en la que organizaron y animaron el gran fogón de la noche, que incluyó un encendido mágico. El campamento fue también la oportunidad para que Juan Pablo Jamgotchian renueve su promesa como rover.
El sábado por la noche el fogón nos reunió y su calor y su energía nos reanimó. Pero apenas terminó, empezó a llover.
El domingo amaneció lloviendo, pero nuestro ánimo estuvo intacto. Seguimos jugando y divirtiéndonos y llegado el mediodía algunos de los familiares de los chicos de Manada fueron a visitarnos y almorzar con nosotros. Finalmente, llegó el momento de deasarmar y volver a casa, mojados y cansados, pero contentos.
Fue una experiencia muy linda y ahora estamos más listos que nunca para empezar esta segunda mitad del año.

Cynthia Denise