CaNaCeS 2008

Un campamento inolvidable

Pocos son los momentos que quedarán grabados a fuego en nuestra historia, y el Campamento Nacional del Centenario Scout, será uno de ellos, no podemos dudarlo.

Fue un campamento monumental, en el que pudimos compartir este Centenario con más de 8.200 hermanos scouts de 22 provincias argentinas y de 7 países vecinos. Fue un campamento que renovó nuestras fuerzas y nuestro espíritu. En el que pudimos ver y sentir el Ser Scout.

En esta primera nota les voy a contar un poco de la organización general del Campamento y de la ceremonia de apertura. Más adelante les contaré de las actividades y del emotivo cierre.

Llegamos al campamento el domingo 6 de enero y nos recibió un campo plagado de carpas, construcciones y muchos scouts. La primera impresión fue impactante y no dejábamos de sorprendernos por la cantidad de carpas y la variedad y calidad de los rincones armados por cada Grupo (cada uno con su cocina, mesas, límites, portada, etc.). El sector de acampe era tan grande y variado que aunque paseamos mucho recorriendo calles y rincones, no pudimos llegar a descubrirlo en su totalidad.

Nos acomodamos compartiendo el sector con nuestros amigos del Grupo Scout San Vartán con quienes emprendimos juntos esta aventura del Campamento Nacional. De a poco fuimos conociendo a nuestros vecinos: a los sanjuaninos de atrás, que nos prestaban el horno y la heladera; a los mendocinos de enfrente que nos entretenían con sus danzas y canciones en la calle; a los cordobeses de enfrente también, que nos deleitaban con su tonada; a los de San Ignacio de Loyola, de adelante, el Grupo del periodista Luis Otero, que armó una infraestructura impresionante; e incluso a los fueguinos de la esquina que habían llegado de tan lejos para ser recibidos con todo el calor de Buenos Aires. Y en medio de todo esto, nosotros éramos los armenios, los que hablábamos raro y cantábamos y bailábamos atrayendo a todos los de alrededor con nuestros espectáculos improvisados y nuestra historia.

Fuimos 8286 scouts quienes compartimos este Campamento, desde bebés con sus madres, hasta los Antiguos Scouts, con sus bastos años de experiencia.

En todo el campo estaba dispuesta una gran cantidad de baños y canillas, algunos especialmente construidos para la ocasión. Además, para paliar la falta de presión de agua, un camión cisterna recorría constantemente el campamento para llenar bidones y refrescar a manguerazos a todos los chicos. Los primeros días el calor se hizo sentir, pero nuestro espíritu se mantuvo vivo, entre guerras de agua, duchas refrescantes y visitas a la pileta. Luego de la tormenta, llegó el aire fresco y pudimos disfrutar más de cada hora.

En el campo se armó un mercado, con todos los alimentos de consumo diario y elementos de limpieza, además de bebidas frías y hielo; una verdulería; una cantina / bar, la tienda scout y un kiosco que vendía helados a toda hora.

Y no podía faltar en un evento de esta magnitud un sala de primeros auxilios atendida por médicos scouts que recibía a todos aquellos que tuvieran algún problema y, en caso de ser necesario, estaba siempre alerta el servicio de ambulancias.

Muy cerca de nuestra zona de acampe, se encontraba el Bosque de la Esperanza, donde todas las creencias religiosas se encontraban representadas y tenían un lugar para encontrarse en la fe.

Todas las noches, en el escenario central., muy cercano a nuestra zona de acampe, se presentaban diversos espectáculos de magia, capoeira, música folklórica y rock que convocaban a todos los jóvenes a disfrutar las noches de verano cantando y bailando.

Con todo esto se creo en el Hogar Escuela Eva Perón, una mini-ciudad scout que nos albergó durante una semana que, con tantas actividades y días tan largos, sentimos que fue un mes.

Cuando todo estuvo dispuesto, el domingo a las 19.30 nos comenzamos a reunir para ir al Estadio Nacional de Béisbol donde tuvo lugar la Ceremonia de Inauguración del Campamento. Tuvimos la suerte de ser uno de los primeros Grupos en emprender la marcha, liderando una interminable fila de scouts que colmó las tribunas y el campo del estadio. Para empezar cerca de las 22.00 hs. con esta fiesta de apertura.

Luego de las palabras de bienvenida y de la presentación del himno del CaNaCes, tuvo lugar un increíble show de fuegos artificiales. Sin embargo, el momento más emotivo de la noche fue cuando todos los presentes renovamos nuestra Promesa Scout.

Pasadas las 2 de la mañana ya estábamos todos de regreso en el campamento, dispuestos a empezar una semana llena de actividades, pero eso se los cuento en una próxima nota!

Cynthia Denise
Prensa
Grupo Scout General Antranik

Volver

La verdad es que me encantó haber pasado este campamento con muchos Grupos Scouts. La pasé genial, aprendí millones de cosas y, sobretodo, conocí a muchos chicos y chicas y pudimos conocernos y hacernos amigos, pasarnos los mails etc.. Me encantó el campamento, lo único fue el problema de los baños, pero eso no es nada.. jaja! me encanto.. y qué lástima que estos campamentos de hacen cada 100 años.. espero que por una excepción hagan alguno otro año.. y que sea igual.

Besoss

Fedra Molaro Kalfayan
Unidad Scout

Volver

¿Cómo empezar..? Al enterarnos de que teniamos que hacer una reseña del CaNaCes, estabamos llenos de inspiración y de ganas de contar todo aquello que vivimos en esos siete maravillosos dias. Cada scout tuvo sentimientos distintos y vivió la experiencia a su manera, no hay palabras para decir de que se trató, simplemnte silencio, emociones, alegrias, nostalgia y cantidades de lagrimas; pero se podría generalizar diciendo que fue el hecho de haber convivido y compartido con tanta gente, conocerla y encariñarse en un tiempo relativamente corto.

Ahora nos queda solamente el recuerdo y la alegría de poder haber formado parte de un camapento de tanta importancia.

Malién Guluzian, Victoria Ohanian, Santiago Lopez y Aldana Kedikian
Comunidad de Caminantes

Volver

Crónicas de una aventura anunciada

El reloj marcaba las 8 de la mañana del 6 de enero, las mochilas estaban listas. Ya era hora de partir hacia el Grupo, de donde saldría el micro. Cerca de las 8.30 estaban llegando los últimos integrantes de las distintas ramas, en 10 minutos más tendríamos todo el micro cargado listo para partir.

Junto al sol de la mañana el Jefe de Grupo convoca a formarnos en la esquina de la casa para darnos todas la indicaciones y las últimas informaciones a los padres. Como es de costumbre rezamos pidiendo a Dios tener un buen viaje de ida y vuelta, cerrando con el ya conocido grito de "Antranik esta vivo..... viva Antranik".

Alrededor de la 11.00 de la matina, llegamos a Ezeiza llenos de expectativas e ilusiones. Al entrar al predio nuestros ojos no concebían lo que estaban viendo, miles de scouts caminando de un lado al otro y cientos de carpas una al lado de la otra listas para pasar la primera noche.

Al llegar nos esperaba el Jefe de Grupo de San Vartán, quien nos indicaría el lugar de acampe que ambos decidimos compartir por ser los dos únicos Grupos Scouts armenios entre los 8.200 participantes.

Bitácora de un Scout

Al llegar al lugar de acampe nos encontramos con los integrantes del Grupo Scout armenio San Vartán, era la primera vez que compartíamos un campamento, no sabíamos como sería la convivencia ya que era un espacio muy reducido para realizar actividades propias.

Una vez que armamos nuestras carpas decidimos plasmar algunas de las actividades, cada grupo reunió a sus ramas y dimos inicios a las mismas, cuando quisimos darnos cuenta, nuestros chicos estaban reunidos con los de San Vartán. Desde el primer día hasta el último fueron inseparables, la magia entre los dirigentes y el feedback entre los integrantes de ambos grupos fue sobresaliente.

Desde el inicio pasamos de ser dos grupos de 30 y pico de personas cada uno a auto denominarnos Grupo Scout Armenio "Sanvartranik" con 60 integrantes, en donde a hasta los grupo de apoyo de cocina casi se fusionaron.

Esta unión nos permitió no solo conocernos más como hermanos scouts sino poder intercambiar experiencias entre alumnos de escuela diferentes, viendo que por más que uno sea parte de diferentes instituciones el sentimiento por la armenidad es el mismo.

El momento cumbre del campamento se desarrolló cuando tocábamos nuestros instrumentos de música armenia y los chicos y chicas bailaban. De repente se acercó otro Grupo Scout y lo invitamos a ver y entrar a nuestro rincón, luego entraron un par de Grupos más, mientras que diferentes scouts que pasaban por el lugar observaban y sacaban fotos de nuestras danzas, finalizamos ese día compartiendo una gran círculo con todos los invitados enseñándoles a bailar nuestra música.

Hemos vivido muchas aventuras, hoy cada grupo encontrará en su libros de anécdotas una que será la misma para ambos, CaNaCeS 2008. Fue difícil el último día donde nos tuvimos que despedir de los "sanvartanienses", algunas lágrimas se escaparon, pero si algo nos quedó claro es que durante el año va a ser muy difícil no hacer actividades juntos.

Para finalizar e irnos despidiendo quiero que sepan lo que es ser scout, es ser educado en base a una educación en valores, desde la ética, el compromiso, la ayuda al prójimo, el respeto por los demás, el amar a Dios, la Patria y la familia. Ser scout es una forma diferente de ver la vida, ser scout es importante, pero más importante es ser Scout ARMENIO.

Siempre Listo
Sebastian Lopez Casbarien

Volver

El CaNaCeS, como empezar. Una experiencia única.

La verdad, el mejor campamento: juegos divertidos, amigos nuevos, pileta, risas, música y baile armenio, la gran apertura, hubo de todo.

Fueron momentos inolvidables, y de todos me gustaría destacar la amistad y hermandad que hubo con el Grupo San Vartán. Porque realmente la mayor parte de esos momentos inolvidables los disfrutamos y compartimos con ellos.

CHECHU
Unidad Scout

Volver